Get ADOBE® FLASH® PLAYER
América rescata un agónico empate
LOS ÁNGELES -- Drama. Ansiedad. Angustia. Ilusión. Con eso y futbol bien jugado se nutre un espectáculo. Y América y Tigres lo dieron.

2-2. Un empate. Deja agruras, si se quiere, para un Tigres que tuvo la ventaja, y también para un América que gozaba del cobijo de su Nido.

Pero, como espectáculo, como choque de poderosos, un belicoso y digno 2-2, para que todos, especialmente los aficionados al futbol, puedan dormir satisfechos, plenos.

Porque, más allá de la euforia desbocada en decepción entre los aficionados de Tigres y bajo el amparo de ese resoplido final de supervivencia entre los americanistas, en ambos bandos debió prevalecer la eventual fastuosidad del espectáculo.

Cierto: el arbitraje sigue enfangándose. Se ensucia de torpeza, de temor, de incoherencia, pero termina siendo un lastre enquistado que damnifica, inevitablemente, a todos los equipos.

Sorprende Tuca Ferretti dejando en la banca a Gignac, Vargas y Sosa, sin menoscabo del manejo del partido por momentos, y el latigazo incisivo por ambas bandas con Aquino y Damm.

Minucioso, detallista, didáctico debió ser en el vestuario, la lectura del adversario. Hasta con eso se sazonó el encuentro. Ferretti y Miguel Herrera también tenían una confrontación personal en ese ego tan humanamente incontrolable.

Reacomodos tácticos por ambos equipos en el mismo primer tiempo, cambios venenosamente inducidos, respuestas del adversario, y hasta la fortuna cuando el mismo rescatista 'Güero' Díaz mata los nervios y mata a Nahuel en la respuesta instintiva para el 2-2.

Y más allá del mapa estratégico que pudieron desplegar y después guardarse en la bolsa ambos entrenadores, ciertamente la devoción y el compromiso de los jugadores fue contaminando de esa rabia bendita de competencia a cada uno de los jugadores.

Insisto, más allá de las torpezas arbitrales de Ortiz Nava, que serán vistas con un cristal diferente de cada fanatismo, los jugadores aceptaron ese desenlace de jugar duro y jugar rudo, azuzados además, al entender que el silbante tenía como concepto de justicia su instinto de supervivencia.

Las cifras no mienten: 34 faltas, 17 por bando, es decir, una casi cada dos minutos y medio, con base en los 90' reglamentarios. Se dieron, mutuamente, pero no hubo pucheros de espíritus frágiles.

Y mientras podría cuestionarse el bajo nivel de Paul Aguilar, a quien sacaron al baile con frecuencia, fue pundonorosa la respuesta de Miguel Samudio: a partir del penalti que comete sobre Damm se convirtió, en el segundo tiempo, como un gallardo acto de contrición, en el jugador referente en varios ataques de las Águilas.

En un plantel tan sólido como Tigres, capaz de transformarse sin demérito con sólo un movimiento, cuando Gignac entra por Zelayarán, y aunque pierde conducción y lucha, el francés obligó a la reubicación de Guido Rodríguez

El 2-2, insisto, tendrá ese sabor de injusticia, de insuficiencia para ambas aficiones, y para los equipos mismos, un saborcito amargo, pero, visto desde la barrera de la indiferencia, cualquiera pudo y debió saborear el encuentro.

Con dos de los planteles más poderosos metidos en la azotea de la general entre un pelotón dominante, el saborcito del empate, como un mensaje de imbatibilidad en un duelo de poder a poder, deja a ambos en la lucha abierta del protagonismo.

Tigres recibe a un equipo con una nómina diez veces inferior, pero capaz de cualquier hazaña, como Lobos BUAP, mientras que América visita a una de todas esas plazas en las que ha provocado el levantamiento poderoso del Ódiame Más: Morelia.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.